Panderos chamánicos

El pandero chamánico es un tambor de marco fácil de tocar. Se sujeta por la parte posterior sin tocar el marco, lo que le proporciona una gran sonoridad. Suelen utilizarse para meditación, rituales, o por el  mero placer de disfrutar de su sonido. Recomendamos adquirir panderos que lleven algún  sistema de tensores ya que, dependiendo de la humedad del ambiente, el parche cambia de tensión (si es de piel natural). Si no lleva tensores,  la única  forma de ajustarlo es aplicando calor (si está destensado) o humedeciendo la  piel (si está muy tenso). Esto es engorroso y, además, con estos procedimientos, la tensión vuelve a recuperarse en poco tiempo. Con los tensores, es mucho más  sencillo  y  práctico. Si entras a ver los  artículos, observarás  que los tenemos con  3 sistemas de tensores:

  • con llave allen (los de Victor Barral)
  • con  bomba de bicicleta (los de Tumtaka)
  • manualmente moviendo unos nudos que lleva el  cordaje (los de Juanjo Paniagua)

Hechos en piel o de parche sintético. Incluyen baqueta.

filtros activos

Pandero chamánico J. Paniagua - 33 x 6 cms. - Afinable

Precio 115,00 €
Pandero o tambor chamánico de piel de cabra. Sonido grave y profundo. La madera es de abedul. Incorporan un sistema de tensores muy sencillo de utilizar, que consta de unos nudos que se mueven simplemente con la mano. Esto es muy práctico, ya que podemos compensar variaciones de la tensión con la humedad del ambiente, y también permite graduar el sonido a gusto de cada uno, pudiéndo hacer que suene más grave o más agudo. Están hechos a mano en España. - Sirve funda ref. 2342

Pandero chamánico J. Paniagua - 45 x 6 cms. - Afinable

Precio 189,00 €
Pandero o tambor chamánico de piel de cabra. Sonido grave y profundo. La madera es de abedul. Incorporan un sistema de tensores muy sencillo de utilizar, que consta de unos nudos que se mueven simplemente con la mano. Esto es muy práctico, ya que podemos compensar variaciones de la tensión con la humedad del ambiente, y también permite graduar el sonido a gusto de cada uno, pudiendo hacer que suene más grave o más agudo. Están hechos a mano en España. - Sirve funda ref. 5074

Pandero chamánico V. Barral piel cabra - Afinable

Precio 140,00 €
Pandero afinable de 36x6 cm con 8 tensores accionables con llave allen, con cuerdas entrelazadas en el marco para poder cogerlo con comodidad. Parche natural de cabra de calibre medio-grueso que reproduce sonido grave y con pocos armónicos. Hecho a mano en España por Victor Barral. - Sirve funda ref. 1131

Pandero chamánico V. Barral 40 cm sintético - Afinable

Precio 159,00 €
Pandero chamánico con parche sintético por lo que su tensión es invariable con los cambios te humedad. Sonido profundo y redondo. Incorpora un sistema de tensores con llave allen, que permite regular el tono al gusto de cada uno. Construido en España por Victor Barral, luthier de prestigio a nivel internacional . Dimensiones: 40x6 cm. Incluye maza.  - Sirve funda ref. 5074

Pandero Chamánico Tumtaka - piel de cabra - Afinable

Precio 165,00 €
Tambor o pandero chamánico AFINABLE. En este modelo de tambor chamánico se puede modificar la tensión de la piel a través de una cámara de rueda de bicicleta que lleva en el marco debajo de la piel. Está construido artesanalmente en España. Medidas: 40 cm de diámetro x 6 cm de marco. El hecho de poder cambiar la tensión del parche es muy útil, ya que las pieles cambian de tensión cada día, según la humedad del ambiente. De este modo, podemos compensar cualquier variación de una forma rápida y sencilla y así, siempre tener el sonido que cada uno quiera conseguir. Si damos aire con una simple bomba de bicicleta, la piel se tensará y sonará más agudo. Si soltamos aire, la piel se destensará y sonará más grave. Le sirve funda ref. 6019

Pandero Chamánico Tumtaka - piel de ciervo - Afinable

Precio 172,50 €
Tambor o pandero chamánico AFINABLE. En este modelo de tambor chamánico se puede modificar la tensión de la piel a través de una cámara de rueda de bicicleta que lleva en el marco debajo de la piel. Está construido artesanalmente en España. Medidas: 40 cm de diámetro x 6 cm de marco. El hecho de poder cambiar la tensión del parche es muy útil, ya que las pieles cambian de tensión cada día, según la humedad del ambiente. De este modo, podemos compensar cualquier variación de una forma rápida y sencilla y así, siempre tener el sonido que cada uno quiera conseguir. Si damos aire con una simple bomba de bicicleta, la piel se tensará y sonará más agudo. Si soltamos aire, la piel se destensará y sonará más grave. Hay veces que, si está destensado, ni siquiera suena. Sirve funda ref. 6019